Presentamos la metodología Teleconsulta FACIL para desarrollar competencias digitales que te permitan centrar la atención en la interacción profesional de la salud – paciente.   

La metodología Teleconsulta FACIL responde al acrónimo: Focalizarse en el paciente, para Activar su interés y Comunicar aspectos clave en el cuidado de su salud a fin de saber cómo Implicarse en tratamientos y pautas, para Lograr el objetivo de mejora de salud y calidad de vida.

Atención centrada en y con personas

Focalizar la atención en paciente, atiende a la importancia de adquirir un manejo profesional del medio digital. Pautar los medios a utilizar con pacientes, conocer las implicaciones en la privacidad, cómo se ha comentado anteriormente, y organizar el espacio profesional – pacientes son clave para que el tiempo de la Teleconsulta se centre en procesos propios de evaluación, intervención, seguimiento.

Activar el rapport con pacientes. Incurre en el manejo de la relación virtual entre profesional y paciente. Al no existir un contexto físico formal que marca la relación, se debe establecer con pautas verbales y no verbales. Activación de escucha activa y posicionamiento de roles, se facilita si sintonizamos con el estado en que se encuentran pacientes durante la Teleconsulta.

Comunicación con y para el paciente. Implica que el medio digital puede facilitar herramientas para monitoreo, e interacción, si bien las actuaciones deben implicar por pacientes comprender, y expresar cualquier duda o incidencia que surja. Es preciso solicitar y facilitar retroalimentación.

Implicación en tratamiento, el denominado en inglés patient engagement, es consecuencia de los anteriores pasos. En el sentido que deja establecidos canales, pautas y alianza terapéutica. Requiere una implicación de paciente y profesional en el cumplimiento de acuerdos, para lo cual acudimos al concepto de auto-eficacia de Bandura. Es preciso conocer la percepción que tienen pacientes de su salud, para favorecer metas asequibles que permitan acomodar una progresiva implicación en hábitos y pautas orientados por profesionales.

Lograr el objetivo de mejora de calidad de vida, es el resultado que debe ser percibido y evaluable entre profesional de la salud y paciente. En este sentido, ambos procesos pueden ser verificables con uso de tecnologías de soporte. Es resultado de facilitar una interacción sobre el estado de salud y sucesivas acciones para optimizarla.

Presentación

Formación en competencias de tecnologías en salud y las referidas a privacidad digital. Consulta programa:

Formación Formación Telesalud FACIL

(Visited 141 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.